Rompe los pensamientos limitantes, los pensamientos limitantes son solo pensamientos.

Cuando una enfrenta un proyecto o está pensando en hacerlo, enseguida le surgen todas aquellas cosas por las cuales no debería hacerlo.
A menudo son cosas que forman parte de nuestra personalidad, de nuestro día a día, de nosotras como personas, cosas que nos hemos dicho tantas veces que al final nos las hemos creído.
Puede que ese pensamiento ni siquiera sea nuestro, que venga de parte de otra persona que pertenece a nuestro entorno, nuestros padres, hermanos e incluso amigos, nos repiten cosas que hacemos pero que no somos.

Las mujeres que quieren o se dedican a asesorar maternidades, queremos ser primero de todo responsables con lo que hacemos, no herir, dar lo mejor que tenemos y tras esa responsabilidad nos escondemos y dejamos escapar la oportunidad de romper nuestro silencio y ayudar a otras.

 

Le llamamos responsabilidad, pero detrás se esconde el miedo, la falta de autoestima que no nos deja valorarnos como merecemos.  

 

Pensamientos limitantes que nos surgen son por ejemplo :

* Falta de confianza
* No tengo suficientes cosas que ofrecer
* Me siento vulnerable
* Miedo a no gustar
* Querer agradar

 

En realidad todas son formas de decir no me valoro lo suficiente.

 

Lo malo no es que no te valores lo suficiente respecto a las demás es que tu no te estás valorando, no te estás queriendo.

Mírate, eres maravillosa has llegado hasta aqui y tienes el impulso, la valentía, la generosidad de ayudar a otras, eso te hace muy valiosa, sobre todo para ti. Date el crédito, de creer que sí eres valiosa.

 

Los pensamientos limitantes son solo pensamientos,

 

igual que ahora estás pensando que no puedes, tu decisión puede ser yo SI puedo, yo SOY VALIOSA.

Es un pensamiento, SOLO es un pensamiento, que puesto en negativo te va a negar muchas cosas en la vida y puesto en positivo te va a traer muchas cosas buenas que TU mereces.

Te invito a jugar a este juego, pruébalo y manténlo en tu vida un tiempo, las cosas van a empezar “milagrosamente” a cambiar.
No se trata de hacerlo un día y ya está, se trata de hacerlo todos los días y cuando (porque pasará) vuelvas a pensar que NO date un respiro y continua con lo que has empezado.

Mereces ser la mejor versión de ti misma y eso solo lo puedes hacer tu.

Piensa lo mucho que vas a poder hacer por las demás si te dejas hacerlo y sales ahí a entregar todo lo que SI sabes. 

Raquel Tasa
Mayo 2017

Curso “Acompañar la maternidad”
2 ª Edición disponible .
Fecha de inicio 19 de Septiembre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *