noteolvides

No te olvides de ti, no te olvides que el motor de tu vida eres tu.

Ahora eres madre, has aparcado unos meses el trabajo habitual, los horarios, las salidas de casa temprano, las prisas.

Ahora eres madre y el tiempo pasa lento, te parece que no haces nada y sin embargo estás agotada. ¿Pero si me he levantado a las 10?, si, a las diez después de una noche interrumpida probablemente más de una vez.

Todo el día en casa y la casa más revuelta de lo que recuerdas, sí, porque ahora te ocupas al 100% de un bebé y tu tiempo se pasa en eso, en eso y en intentar no morir en el intento.
Es duro, lo es, no vamos a engañarnos y sin embargo se te pone esa sonrisa breve cada vez que tu hijo acaba una toma de pecho y se echa hacia atrás satisfecho y entonces sí, entonces te parece que es un tiempo bien empleado.

Tu mundo ahora es otro, ya no sientes que tengas que ser una ejecutiva agresiva o una mujer de rompe y rasga, ahora eres madre.

Es cierto, ahora eres madre y probablemente en los primeros meses de vida de tu bebé, desearás apurar cada uno de esos segundos en su compañía, simplemente mirándolo y disfrutando de su olor, de sus sonrisas, de esos gorjeos que te parece que son la mar de interesantes.

Llegará un día en que a pesar de seguir adorando a ese hijo que has hecho crecer en las entrañas te apetecerá algo más, te apetecerá hacer algo que no sea estrictamente maternal, es muy muy probable que tengas ganas de crear, lo que sea, en el formato que sea. O querrás empezar a hacer cosas para mejorar tu entorno, o simplemente te apetecerá infinito tomarte un rato para quedar con amigas o ver una película. Hazlo.

Eres madre, eres una buena madre, pero antes de eso eras mujer, persona y no te olvides, lo sigues siendo. Durante un tiempo has querido dedicarte en exclusiva a tu hijo, pero ahora no sabes muy bien porqué eso ya no es suficiente. No lo reprimas, no eres peor por eso. Eres persona. Y una de las buenas enseñanzas de la maternidad se basa en el amor. No solo en el amor a tu hijo.

Amate, date espacios, busca los recursos necesarios para que tu hijo esté bien atendido y tu tengas un ratito para ti, para idear, elucubrar, poner en marcha esa idea que te ronda, escribir ese texto que tienes siempre en la punta de los dedos y no llegas a escribir y que luego te corroe el alma por no haberlo hecho.

Si no lo haces, si te olvidas de ti, al final vas a pasarlo muy mal y con toda probabilidad lo van a pagar las personas que más quieres: Tu, tu hijo y tu pareja.

Mira, igual un día te conformas, igual al siguiente también, pero si eso se convierte en hábito vas a  conocer de frente la frustración y te aseguro que es muy mala compañera de vida.

Al ser madres aprendemos a amar y nos olvidamos (porque nos lo han dicho taaaantas veces) de que también hemos de amarnos a nosotras mismas. 

Un niño recién nacido necesita el 100% de su madre, pero un niño de meses ya es otra cosa, puedes permitirte estar un poco más por ti. Puedes y debes.

No te olvides de ti. Si no te amas, si no te cuidas, el amor y el cuidado que ofrezcas no serán gratuitos, esperaran algo a cambio y las dos sabemos que eso no es exactamente amor.

Amate y date tus tiempos, sé creativa, explora eso que te nace dentro, eso nuevo o antiguo, ese gusto por reencontrarte en esta nueva mujer.

La depresión se esconde tras muchos fondos y este es uno. Te necesitas entera, feliz, con la mirada alta y el alma plena y para eso tienes que darte permiso de alimentarla.

Adoras a tu hijo y quieres más, no tiene nada de malo. Permítete ser feliz. Seguramente lo que quieres para él es una vida plena, porque no vas a querer y permitirte lo mismo a ti.

Eres madre, sí. Y eres mujer, y eres persona y una mujer con mucho para ofrecer y ofrecerte.

No te olvides de ti, si lo haces el mundo entero pierde.

Raquel Tasa
Enero 2017

Te invito a conocer Embarazo y puerperio Feliz
Un curso hecho para que no te olvides de ti, respetándote y respetando a tu hijo.
Con información valiosa y una comunidad de madres que ya te están esperando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *