depresion-300x169

Sí, existe la depresión post parto, estoy leyendo a mamás hablando de esto y de lo mucho que cuesta hablar de la depresión post parto como si una no pudiera sentirse mal, o no tuviera derecho a sentirse mal después de haber tenido un bebé, por supuesto que podemos sentirnos mal y por supuesto que podemos hablar, es más debemos hablar, hablar mucho sobre lo que sentimos, porque cuanto más hablemos antes sanaremos ese dolor, ese miedo, el vértigo de tener un hijo.

Siempre habrá quien juzgue, a quien le parezca mal, da igual lo que hagas o lo que digas siempre habrá a quien no le vaya bien lo que cuentes, no importa, no podemos hacer nada con eso más que no caer nosotras en lo mismo y decidir con quien hablamos y con quien no de nuestros sentimientos más íntimos en el post parto y en cualquier otra situación.

Ser madre es una de las grandes aventuras que podemos vivir las mujeres, a veces no somos conscientes antes de serlo de la enormidad del proyecto que es ser madre, a veces nos dejamos arrastrar por el deseo de otros, de nuestra pareja, de familiares, del entorno, nuestros amigos han empezado a tener hijos y nosotras vemos lo precioso que es un bebé y no pensamos en más,  no estamos preparadas y lo hacemos y está bien, vamos a dejar de culparnos.

Ser madre es una tarea de 24 horas, es cansaaado, muy cansaado y a menudo estamos solas y no deberíamos estarlo, es algo que debemos procurar activamente, dejar de estar solas, compartir con otras mujeres y hablar, hablar mucho.
Ser madre es una tarea de 24 horas en la que nos embarcamos sin saber lo duro que es al principio y además no podemos devolver el precioso niño que hemos creado, no hay vuelta atrás.

Por si os sirve os diré que el cansancio mejora con el tiempo, una se acostumbra, conoce un poco más a su bebé y aprende a tomar estrategias para poder dormir un poco más, para hacer algo de lo que nos gusta o simplemente ducharnos un poco más tranquilas.

Conozco a madres que pensando que el puerperio es una etapa en la que van a tener mucho tiempo, ya sabéis, eso que cuentan de que los bebés duermen mucho,  han decidido acabar aquel master que tanto tiempo han pospuesto, es una malísima idea. En el post parto y en el puerperio dejamos de trabajar, dejamos de lado los ritmos impuestos anteriores, estamos en casa, pero tenemos poco tiempo, estamos cansadas y la cabeza anda en otro lado, en el lado opuesto a la intelectualidad. O mamás que piensan que podrán hacer aquellos viajes, o…. no, el puerperio es para estar donde se requiere que estemos y eso es con nuestro bebé.

Decidir eso, decidir que este es un tiempo en exclusiva para dedicarnos a nosotras y a nuestros hijos, simplemente eso, nos va a liberar de una gran carga, solo eso ya va a hacer que estemos mejor.

A menudo el parto no es como pensábamos,  hemos sentido que no nos han tratado bien o el parto natural que proyectamos se convierte en un parto muy intervenido y estamos mal, enfadadas con el mundo, con nosotras, nos duele el alma y el cuerpo, nos han dicho además que no tenemos derecho a quejarnos porque al fin y al cabo tenemos un bebé precioso en los brazos; es mentira, tenemos TODO el derecho a quejarnos, a sentirnos mal, a expresarlo. Hay que hablar, contar, llorar, soltar esa pena para poder continuar. No os quedéis solas, buscad mujeres, buscad otras madres, todas tenemos historias que contar, juntas nos hacemos grandes, juntas podemos ayudar.

Ya no tenemos tiempo propio, no, durante un tiempo todo nuestro tiempo es compartido, RÍNDETE y aprende a disfrutar de eso, es un tiempo, un tiempo relativamente corto en nuestras vidas, no va a volver y te aseguro que llegará un día en que lo echarás en falta. Y si sientes que te falta el aire y necesitas despejarte pide ayuda, no tengas miedo pide ayuda y date un respiro para después volver con más fuerzas, a veces una ducha larga y reparadora sabiendo que tu bebé está en buenas manos te arregla el día.
Date permiso para estar mal, no te culpes , cuando nos damos permiso, una parte del peso se va.

Y el vértigo, además está el vértigo de ser la responsable de esa nueva vida, de ser su referente, su punto de contacto, ufff a veces da miedo, pero sabéis qué, ellos saben, saben mejor que nosotras que sí somos capaces, confían plenamente en nosotras, no vais a fallarles, porque hagáis lo que hagáis sois la mejor madre que puede tener vuestro hijo, a veces el cansancio nos enturbia las emociones, a veces no podemos más, pedid ayuda, vosotras amáis tanto a ese bebé como él a vosotras, no le vais a fallar. Y para no fallarle no hay más remedio que no fallaros a vosotras mismas, amaos, amaos tanto como le queréis a él, a ese bebé pequeño que se va a convertir en vuestro maestro y daos todo aquello que necesitéis sin dejarlo de lado.
Sí, se puede y vosotras podéis.
Buscad ayuda, no os quedéis solas, contad con familia, amigos, grupos de mujeres, invertid en que alguien os haga las tareas de la casa, pedid que os traigan comida hecha, hablad, hablad mucho. Daos un respiro.

Desde el Curso Puerperio Feliz. El placer de Ser te damos claves y una guía eficaz para evitar caer en depresiones y ser felices en esta etapa.

También puedes acceder a Embarazo y Puerperio Feliz , en el que encontrarás meditaciones para el embarazo y para después cuando estés con tu bebé en brazos

Desde el Grupo de Acompañamiento virtual tenéis un grupo en el contar, decir, y desde el que os puedo asesorar y ayudar, yo como doula y el grupo entero generando esa energía que tanta falta nos hace cuando somos madres. El grupo se reune una vez a la semana durante una hora y media en la que podéis entrar y salir a vuestro gusto y según vuestras necesidades.

Raquel Tasa
4 de Noviembre 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *