Abrázame
Abrázame

“Abrázame y no me digas nada, sólo abrázame”

Este es el principio de una canción de Julio Iglesias.

En múltiples poemas y canciones de amor se habla de abrazar, de cómo el poder de un abrazo es más poderoso que cualquier palabra que puedas decir, que cualquier consejo o recomendación que puedas dar.

Los adultos necesitamos de abrazos, el tacto, la calidez y suavidad de acurrucarse en otros brazos sin una sola palabra a veces, nos hace sentir que pase lo que pase fuera de ese abrazo, todo está bien. Nos devuelve la calma.

Sabemos que necesitamos abrazos, los buscamos y entonces ¿porqué  pensamos que abrazar a nuestros hijos es malo?, ¿ porqué  damos voz a quien dice que coger en brazos a nuestros hijos no está bien?.

Abrázalo, todo el tiempo que quieras, todo el tiempo que necesite y necesites,  sin medida, sin miedo.

Abrázalo porque no hay  nada más reconfortante que el abrazo de una madre, porque en los abrazos que des él o ella te brindará los suyos, porque más adelante cuando sea más independiente vas a recordar aquellos días en que los brazos eran mucho más que sólo brazos, eran el refugio en el que crecer seguro, en el que entender que el mundo tiene mucho amor y que pase lo que pase siempre habrá unos brazos que te acojan cuando la cosa se ponga difícil.

Los abrazos no preguntan, no recriminan, no aconsejan, los abrazos se dan, se entregan y al entregarse te vienen de vuelta, un abrazo se da y te lo dan, creando una burbuja de amor indestructible aunque delicada.

Adoro las palabras, jugar con ellas, entregarlas, pero no hay nada mejor que un abrazo cuando necesitas calma.

Abraza a tu hijo, álzalo del suelo y abrázalo, arrodíllate a su lado y abrázalo. Cuando creas que lo merece y cuando tenga una rabieta y andes tu también enfadada, un abrazo disuelve todo en la ternura del encuentro.

Abrázalo para que cuando vuele alto sepa que sigues estando ahí, con los brazos abiertos para poder acurrucarse y reencontraros, da igual que tenga meses, un año, 6 años o sea un adolescente o un adulto. Las madres vamos a estar allí, mejor ser el refugio al que acudir que el lugar del que huir. 

Lo que hagas ahora importa, lo que crees ahora va a perdurar

Abrázalo ahora para sentir el amor que te tiene y que le tienes, para reencontrarte con los abrazos que te dieron y con los que no te dieron, porque no hay acto más amoroso y más enriquecedor que ceder tu cuerpo y tu alma en algo tan gratuito, tan fácil, tan generoso como un abrazo en el que respiraros y compartiros.

Raquel Tasa
22 de Noviembre de 2016

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *