abandonarseAbandonarse no es rendirse. Abandonarse al Universo es aceptar y creer que de VERDAD todo tiene un sentido y un orden.

Creemos ingenuamente que tenemos el control de todo, el control es nada más que una ilusión, una mentira que nos contamos para sentirnos seguros cuando parapetados tras nuestro ego queremos tener la razón.

Cuando soltamos esas riendas imaginarias que tenemos bien atadas en las manos y las dejamos caer, sin refugiarnos en el miedo, cuando lo hacemos sintiendo que en realidad TODO está bien, cesa la lucha, se para el ritmo frenético y de repente vuelves a VER. Respiras, ahora de verdad respiras, no solo con los pulmones, todo tu cuerpo se llena de oxígeno y tu paso se vuelve ligero.

Has hecho todo lo que has podido, has entregado todo tu ser y aún así, aquello que anhelabas, aquello en lo que pusiste tantas esperanzas no coge forma entre tus manos.

Sólo suelta, deja ir, da gracias por todo lo aprendido en el camino, por todas aquellas personas que te trajo y a las que no hubieras conocido de no haber empezado a seguir tu instinto.

Lo importante nunca es el fin, es el CAMINO, aunque lo tengamos mal entendido, el fin es la muerte, donde acaba una etapa, el camino es la VIDA y eso es justamente lo que tienes.

¿Ves ahora?, no hay sitio para la queja, tienes una vida entera para atravesar nuevas experiencias y seguir aprendiendo de las que tuviste.
¡Una vida entera! mira a ver qué haces ahora con ella

Raquel Tasa
22 de Octubre de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *